U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

La emisión de bonos de Caputo hizo entrar capitales y retroceder al dólar

El dólar cayó 83 centavos a $ 24,67. La divisa operaba en el techo que marcaba el BCRA hasta que se anunció la colocación de deuda en pesos, que recaudó u$s 3000 millones. La suba del dólar desde fines de abril y el fuerte ajuste que tuvo el lunes terminaron de generar el atractivo para que fondos tomen posiciones en activos argentinos.

La emisión de bonos de Caputo hizo entrar capitales y retroceder al dólar

Mientras el mercado y buena parte del resto de la sociedad tenía la vista puesta en una licitación millonaria de Lebac que generaba dudas tras tres semanas de corrida contra el peso, una operación de deuda digitada por el Ministerio de Finanzas con fondos del exterior y comunicada a mitad de la rueda cambiaria logró alterar el tono del mercado para bajar 83 centavos al dólar hasta hacerlo cerrar a $ 24,67. La suba de la divisa del día previo, un avance de 7,5% propiciado por la estrategia del Banco Central (BCRA), permitió generar un punto de entrada más atractivo para el regreso de flujos financieros que fueron a los nuevos bonos y atrajeron suscripciones de Lebac.

Con el cambio en la dinámica cambiaria, las acciones de empresas argentinas saltaron hasta 6,45%, señalizando tomas de posiciones en activos argentinos. El Merval también ganó 1% y los bonos argentinos rebotaron. Todo esto, a pesar de que el escenario global era complicado en el día (ver página 2 de Finanzas y Mercados).

La salida de capitales del mercado argentino que se había iniciado con desarmes de posiciones en Lebac pareció revertirse ayer cuando el ministerio conducido por Luis Caputo anunció a mitad de rueda que ampliaba las emisiones de dos Bonos del Tesoro en pesos a tasa fija (Bote), con vencimiento en 2023 y 2026.

En el mercado mayorista el dólar, que había cerrado a $ 24,99 el lunes, cayó casi un peso hasta quedar en $ 24,05 al cierre de ayer.

El día había arrancado, como el día anterior, con una oferta de venta del BCRA por u$s 5000 millones que contenía la presión alcista. Esa muralla de dólares estaba ofrecida a $ 25 y, durante la mayor parte de la rueda, la demanda se nutrió de ese dinero: u$s 791 millones fue lo que vendió la autoridad monetaria en todo el día.

Hasta cerca de las 13 el dólar mayorista no se alejó de los $ 25 de techo a los que vendía el BCRA. Pero poco antes de esa hora, apareció oferta privada y el precio empezó a bajar.

Cerca de las 12,30 el Ministerio de Finanzas hizo pública la sorpresiva colocación de bonos en pesos, que inmediatamente disparó rumores de que atraerían u$s 2000 millones. La cifra, después del cierre de mercado, terminó siendo mayor: $ 73.250 millones (u$s 3000 millones).

Para los operadores del mercado, el anuncio fue el factor desencadenante. "Desde media hora antes del anuncio fondos del exterior empezaron a vender fuerte futuros de dólar en Nueva York, lo que hizo caer las tasas implícitas y eso se contagió a los futuros locales", dijeron ayer en un banco. "Las ventas de futuros eran, evidentemente, movimientos de los fondos que entraban al bono y se contagiaron al precio al contado del dólar, el anuncio de la colocación del bono hizo el resto y transfirió expectativas de techo del precio del dólar que trajo oferta de dólares financieros", agregaron.

Como los bonos se podían suscribir en pesos o en dólares a un tipo de cambio de $ 24,76 fijado el día anterior, había un margen de 24 centavos para vender dólares spot por encima de ese nivel que permitían sumarse a la emisión a un valor más conveniente. Perforado ese nivel, la tendencia a la toma de posiciones en pesos continuó.

"El lunes el BCRA había dejado subir al dólar a propósito, para que el tipo de cambio sea más atractivo para entrar a activos en pesos, porque con los mismos dólares obtenés más pesos en el mercado local", explicó Alejo Costa de BTG Pactual. "Como el poder de fuego de los fondos extranjeros es mucho mayor al del ahorrista local, cuando se ve la entrada de divisas el resto de los jugadores dejan de pagar tan alto", agregó.

El fondo Templeton es el principal inversor en Bote, con 57% de la emisión previa del papel a 2026, por ejemplo. Ayer, en el mercado asignaban a ese y otros fondos invertidos de antemano en Bote la demanda por los títulos que dieron vuelta a la rueda cambiaria.

"El atractivo del Bote no estaba dado tanto por la tasa, en el mercado la tasa estaba más baja pero no es representativa porque opera poco, sino por el diferencial en el precio del dólar, que subió mucho el día anterior y está $ 5 pesos más caro que en abril, con lo la ecuación se vol-vió mucho más atractiva", dijo Costa.