Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

U$D

DÓLAR
/
MERVAL

La recuperación de la confianza baja la fiebre pero no borra los problemas

La recuperación de la confianza baja la fiebre pero no borra los problemas

Desde que Juan Carlos Pugliese inmortalizó la frase "les hablé con el corazón, me contestaron con el bolsillo", todos los gobiernos tienen en claro que cuando la economía se acerca a una situación de crisis, no se puede apelar al voluntarismo.

Pugliese, un veterano dirigente radical al que Raúl Alfonsín acudió para que comandara la economía tras la renuncia de Juan Sourrouille, no encontró las herramientas para frenar la corrida que desembocó en la primera hiperinflación de la Argentina. Estaba claro que nada iba a satisfacer al mercado en ese punto de no retorno. Los precios subían más de 100% mensual cuando renunció.

La salida que encontró el equipo de Mauricio Macri para desactivar el supermartes estuvo sostenida por factores más racionales. Incluso hubo consejos externos que fueron puestos en marcha para frenar la corrida cambiaria. Lunes y martes el BCRA salió a ofrecer u$s 5000 millones desde el primer minuto de la jornada, táctica que Martín Redrado aconsejó desde el vamos a Federico Sturzenegger, pero con una particularidad: llevaron el dólar a $ 25. Ahí se apuntó a otro factor clave: la codicia dejó atrás el pánico, como planteaba otro ex titular del BCRA, Mario Blejer.

El salto encareció la salida de las Lebac y a la vez hizo más atractivo el regreso de un puñado de grandes fondos de inversión para la jugada que cambió el día, la reapertura del Bote (el bono con el peor nombre para usar en un momento de turbulencia económica). La foto final traduce una recuperación de confianza y una tregua que le dará más aire al Gobierno para empezar a contener los daños colaterales de este sacudón. Luis Caputo y Federico Sturzenegger fueron los hombres de la jornada.

Ahora le toca a Nicolás Dujovne negociar el mejor acuerdo posible con el FMI, y a la reforzada mesa política conseguir consenso para una nueva dosis de esfuerzo fiscal. Los problemas siguen en el mismo lugar. La esperanza es que generen menos indiferencia.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Emilio Gaviria
Emilio Gaviria 16/05/2018 05:01:41

Estimado Hernán: desde hace decenios no hay posibilidad de recuperar la confianza entre nosotros. Estamos en decadencia sociocultural que hunde a los demás campos.